Cuadernos creativos



A raíz de la publicación de estos libros que proponen que seas tú mismo quien los llene con tu imaginación, se me ocurrió que sería una excelente idea trasladarlo de forma casera al aula. Se compran cuadernos en blanco (el coste es ínfimo en relación al beneficio didáctico) y en función de los contenidos o las competencias que se deseen potenciar, se proponen retos a realizar en cada página.

El profesor propone a sus alumnos cada semana un reto que deberá ser ilustrado en el cuaderno. Los retos no deben ser tareas clásicas, exclusivamente enfocadas a la asimilación de conceptos; se trata de potenciar ciertas competencias de forma creativa y lúdica, y permitiendo que el alumno aporte su propia visión. El resultado final debe ser la creación de un cuaderno que el alumno sienta como suyo y que a su vez le permita acceder a ciertos conocimientos de manera práctica e imaginativa. Escriben, pintan, pegan, recortan, fotografían, inventan,...

Por ejemplo, en el área de Lengua y Literatura se puede pedir que escriban un poema (propio o ajeno) en espiral y con diferentes colores; que rimen palabras; que peguen una imagen e inventen un relato en torno a ella... Las posibilidades son infinitas. 

Otra opción puede ser que algunos de los retos los propongan los propios alumnos y se asignen a otro compañero. Juan hace el de Isabel, María el de Ana,... 

Al terminar el curso (o cada trimestre) el alumno tendrá un cuaderno personalizado que forma parte del aprendizaje diario, pero que es suyo, no un mero cuaderno de tareas.

¿Os apetece? Si os animáis, contadnos vuestras experiencias.