“Si me lo dices, lo olvido. Si me lo enseñas, lo recuerdo. Si me involucras, aprendo”.

La clase al revés y proyectos por un tubo

Manuel Jesús Fernández Naranjo

Manuel es profesor de Ciencias Sociales desde hace 28 años, director del IES Virgen del Castillo de Lebrija e interesado en la innovación educativa y las nuevas metodologías que permitan al alumnado ser protagonista de su propio aprendizaje. Trabaja por proyectos en Secundaria y utiliza el flipped classroom en 2º de bachillerato. Suele publicar en su blog Direblog y en otras páginas como el blog colaborativo TACTICAS, INED21 y The Flipped Classroom. Coordina además varias comunidades de Google+ como FlippedEABE o Proyecto de Dirección Colaborativo. Un lujo tenerle aquí, en TICtirití, compartiendo sus proyectos.


Durante varios años he ido buscando la fórmula más acertada para desarrollar las competencias básicas (ahora parece que “claves”) del alumnado de secundaria. Desde tareas integradas más o menos asumidas por algunos equipos docentes y que fueron experiencias de aprendizaje muy valiosas, al desarrollo de Unidades Didácticas Integradas (UDI) de área, hasta llegar al PBL o ABP, que me ha convencido más porque creo que permite dos cosas: un desarrollo más claro de esas competencias y, sobre todo, aunque pueda que no sea lo más conveniente, desarrollarlas con el alumnado en las aulas en las que compartimos aprendizaje. No tengo que depender, después de años algo frustrantes, de otros y otras docentes que no están por la labor. En definitiva, que he buscado mi camino para no perder el objetivo

Por otra parte, intentando también buscar metodologías más activas para los grupos de 2º de bachillerato, llegué hace dos cursos al flipped classroom o a la clase invertida que me ha permitido desarrollar experiencias de aprendizaje muy positivas y plantear un abanico muy variado de estrategias y actividades de clase: desde el trabajo cooperativo a la utilización de Twitter para el aprendizaje en el aula, pasando por concursos o debates parlamentarios. 

Pero, vamos a las experiencias de este curso. Desde el principio me planteé una serie de propuestas de trabajo para mejorar el aprendizaje en el aula y un planteamiento actualizado de la estrategia de la clase inversa para 2º de bachillerato. Además, reflexionando sobre los buenos resultados de años anteriores, me convencí de que lo principal y necesario para ello es tener expectativas muy altas en el alumnado. 

Con ese bagaje empecé el curso y de entre todas las experiencias desarrolladas destacaría las siguientes:

La iniciativa del Trabajo Fin de Bachillerato para el alumnado de 2º. Se trata de una iniciativa que por primera vez estamos desarrollando y que está costando trabajo asumir por el alumnado debido a la gran carga de trabajo que tienen, pero que está empezando a dar sus frutos que próximamente veremos.


La utilización del #temaxtuit para estudiar los temas. Consiste en resumir cada tema a base de tuits utilizando ese hashtag y el del curso #his2vdc. Es una actividad muy bien valorada por el alumnado y que les resulta muy útil y entretenida.



#lebrjanosxmundo. Dentro del proyecto colaborativo Exilio Andaluz, estamos empezando, para culminarlo en el tercer trimestre, tanto en 4º de ESO como en 2º de bachillerato, el proyecto Lebrijanos por el mundo, con el objetivo de obtener datos de los jóvenes lebrijanos que se encuentran en el extranjero trabajando. Con los datos aportados en un formulario de Drive difundido por las redes y con el método tradicional de “boca en boca”, pretendemos tener datos, hacer entrevistas, y difundir los resultados.

Proyecto “la calle de Las Monjas” del Taller o Proyecto Integrado de Patrimonio de 4º de ESO. Posiblemente, sea el proyecto estrella de este curso por lo que representa de trabajo, de responsabilidad, de difusión y de aprendizaje-servicio. El alumnado del proyecto va a buscar información y elaborar contenidos sobre lebrijanos ilustres y ese trabajo va a quedar plasmado en cada escalón de esa típica calle lebrijana para información de todos los lebrijanos y los que vengan a conocer esta ciudad.



Grabación en vídeo de algunas actividades de aula que han servido para exponer experiencias en algunas jornadas de formación y para que el alumnado observe y mejore sus actividades. Algunos ejemplos:



Comienzo del trabajo del proyecto Cadena Revolución en 4º de ESO (alumnado de la opción de ciclo formativo, con grandes lagunas de aprendizaje y algunos problemas de convivencia derivados de exclusión social). 




Primera exposición del alumnado de 2º de bachillerato explicando el Antiguo Régimen.


En resumidas cuentas, que durante mi experiencia docente me he ido dando cuenta de que es cada vez más necesario que el alumnado se sienta protagonista de su aprendizaje y que ese aprendizaje debe proporcionarle autonomía, herramientas y estrategias para poder enfrentarse al mundo que le espera. Que el papel del docente debe evolucionar de ser un mero transmisor de conocimiento a convertirse en un guía del alumnado y un diseñador de estrategias, actividades y escenarios para ese aprendizaje. Que en el mundo digital e incierto, se debe plantear la tarea docente de otra forma muy diferente a la convencional porque se  aprende de otra manera muy distinta a cómo se aprendía hace poco tiempo. Y que la Escuela debe convertirse en un espacio de I+D+i, de experimentación, de trabajo por proyectos, de difusión de experiencias, de colaboración. Y dejar de ser un templo del saber, de un  saber rígido, cerrado, inmutable.

No es nada nuevo, ya lo planteaban desde finales del siglo XIX muchos grandes pensadores como Dewey, Montessori o Giner de los Ríos, pero sigue siendo en la actualidad, por desgracia, una opción minoritaria ante el predominio de la Escuela Industrial, homogénea y de valores sólidos y seguros. Y esto me confirma en la necesidad de que cambiemos la mirada sobre nuestra tarea docente en el aula, de que salgamos de nuestra zona de confort porque es nuestra responsabilidad formar a nuestro alumnado para lo que les espera, no para lo que ya no van a encontrar. Para la Vida y no para la Escuela.



Sigue leyendo

Trabajando por proyectos con Rosa Liarte

Rosa Liarte Alcaine

Es difícil condensar la trayectoria profesional de Rosa. Mejor que os lo cuente ella misma. Infatigable, proactiva, Rosa es una convencida del aprendizaje por proyectos, que pone en práctica en sus clases de Geografía e Historia. Por si no fuera suficiente, patinadora de alta competición, llevando el Club Mijas Patinaje Artístico como entrenadora nacional de Patinaje Artístico Sobre Ruedas.


Soy profesora de Geografía e Historia en Secundaria y miembro del equipo directivo del IES Cartima (proyectocartama.es), un instituto comprometido con el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) y la innovación educativa. Echad un vistazo a su jugoso proyecto.



Además, colaboro con los CEPs de la provincia de Málaga para dar formación al profesorado: metodologías con Mobile Learning, iPads, tablets y apps educativas y otras entidades como APD (Apple Professional Development) de Apple. 

Mi afición son las nuevas tecnologías de la información, que comparto publicando en las webs que administro: 


todoiPhone.net
alertasAndroid.com
alertasMac.com

En el último proyecto que he realizado con mis alumnos han trabajado el tiempo y el clima con la aplicación TouchcastCuando me senté a preparar estas unidades, me vino a la cabeza montar un Chroma Key en el centro. ¿Cuál era el objetivo? Que el alumnado hiciera un noticiario del tiempo hablando del tiempo y el clima. La información de la Unidad del Tiempo y Clima lo encuentras en este enlace, y la del Paisaje y los Medios Naturales la encuentras en este otro enlace, para facilitar información al alumnado, y trabajando previamente conceptos de la unidad para que puedan comprender mejor a la hora de realizar el proyecto.




Para que el proyecto se llevara a cabo, diseñé para el alumnado un PDF con la información del proyecto, donde explico los objetivos del proyecto, lo que tienen que realizar, el Portfolio de Aprendizaje y finalmente cómo va a ser evaluado el proyecto con Rúbricas y CoRubrics. 

Como veis, bastante atractivo para al alumnado; además, habría un día dedicado a visualizar y valorar los proyectos de los compañeros, por lo que el trabajo tenía que ser intenso y bien preparado. Cuando comenzamos el proyecto, mi parte como profesora fue la de revisar el guión que el alumnado escribía y corregir aquellos fallos que podía tener y revisarlo. Una vez dado el visto bueno del guión, el alumnado pasaba a buscar imágenes para el video, y a coger cita y orden para poder ir al aula del Chroma Key a grabar. 

Cuando comencé este proyecto, la verdad que comencé asustada, no sabía la respuesta que iba a tener, ni cómo iban a quedar las grabaciones. Además, Touchcast es una aplicación que cuesta más entender al principio, porque luego es muy sencilla, pero temía por el retraso del proyecto. Pero para nada, fue saliendo todo sobre ruedas, la respuesta del alumnado ha sido muy positiva, se volcaron desde el primer momento en el proyecto.

Además, justo en el diseño del proyecto llegó una ola de frío y lluvia a España, y tenía al alumnado cada día diciéndome: 

“Seño, he visto las noticias y el cambio meteorológico, me está dando ideas para mi proyecto y aprendo viendo las noticias”. 

Incluso madres y padres me comentaban cuando me veían: 

“Rosa, tengo al niño que nada más quiere ver las noticias del tiempo y atento a lo que sucede, me alegra que le hayas volcado interés en esto, antes siempre pedía cambiar de canal cuando habían noticias”.

Además, para darle un plus de emoción al proyecto, diseñé la insignia de Touchcast para colgar en el blog del alumnado, aquellos que sacaran más de un 7 en la puntuación total del Proyecto, así que la “lucha” por lograr la insignia ha sido muy alta, dando como resultados todos estos vídeos que os dejo a continuación, algunos incluso con toques de humor, creatividad e imaginación que yo no me esperaba.


A continuación aquí están todos los vídeos que se han realizado dentro de este Proyecto del Tiempo y el Clima con 1º de ESO A, B y C, donde han trabajado en grupo y aprendizaje cooperativo el alumnado, diseñando el guión, escogiendo imágenes y grabando ellos mismos con la aplicación Touchcast.




Sigue leyendo

Tertulias literarias dialógicas: una experiencia de aula

Jose Antonio Díaz Ramírez 

Maestro en Secundaria, Jose Antonio es un docente imprescindible en el IES San José (Badajoz). Lo sé por experiencia propia. Tengo el placer de ser compañero suyo. En este artículo comparte con nosotros su experiencia a través de tertulias literarias dialógicas con alumnos de Primer Ciclo de Compensatoria. Una metodología de trabajo que potencia habilidades sociales y potencia la expresión oral. 


Hace varios cursos, y dentro del denominado proceso comunitario de la margen derecha del Guadiana en Badajoz, tuve ocasión de conocer y trabajar con representantes de todos los centros educativos de esta zona de Badajoz, en la mesa de educación del citado proceso. 

Este espacio, además de planificar y llevar a cabo distintas actividades socio-educativas para los alumnos, profesores y familias del entorno, nos sirvió para conocer más en profundidad las características, peculiaridades, y necesidades de los alumnos de la zona, así como experiencias que en los distintos centros se estaban llevando a cabo. Una de ellas consiste en la transformación del centro en comunidad de aprendizaje: una concepción diferente de qué es un centro, cómo funciona y cómo se trabaja para conseguir los propósitos consensuados por toda la comunidad educativa. 

En un encuentro formativo organizado por la citada mesa, tuvimos el privilegio de asistir en el IES San José a una conferencia de Ramón Flecha, principal impulsor del CREA de Barcelona, foco desde el que se ha venido impulsando una nueva concepción pedagógica en nuestro país -el aprendizaje dialógico- fundamento teórico de las experiencias de comunidades de aprendizaje. 

Desde la perspectiva dialógica, se entiende que los significados que damos a la realidad social se han creado en la interacción. Las personas continuamente creamos y recreamos significados acerca de la realidad que son el resultado de acuerdos intersubjetivos alcanzados a través de procesos comunicativos. 

Haciendo un sucinto fundamento teórico de este nuevo enfoque, podríamos resumir diciendo que la concepción dialógica del aprendizaje esta influida por las teorías socioculturales. Recoge aportaciones de Vygostky (1989), en las que señala cómo es posible recorrer la zona de desarrollo próximo a través de las interacciones. También Bárbara Rogoff (1993) investiga extensamente la interacción comunicativa entre personas adultas de la comunidad y niños y niñas en torno a actividades culturales. Bruner (1984) explica cómo es a través del diálogo que se elabora y reelabora la cultura, y además señala que el futuro de la psicología se encuentra en el estudio de la intersubjetividad, y Wells (2001) estudia en profundidad cómo a través del diálogo los niños y las niñas indagan y transforman el conocimiento. También valoran las aportaciones de Paolo Freire (1987), que también señala cómo la naturaleza de la persona es dialógica. Habermas, establece como premisa de su Teoría de la Acción Comunicativa (2001) que todas las personas son capaces de lenguaje y acción, lo que les permite interactuar y llegar a acuerdos. 

R. Flecha, en este memorable encuentro, sintetizó los principios del aprendizaje dialógico: 

diálogo igualitario
inteligencia cultural
transformación
dimensión instrumental
creación de sentido
solidaridad
igualdad de diferencias

A partir de los principios del aprendizaje dialógico se han desarrollado propuestas de prácticas educativas que pretenden acelerar los aprendizajes potenciando las interacciones entre todos los participantes en la comunidad educativa. Entre estas propuestas está la de las tertulias literarias dialógicas. 

Desde esta perspectiva, la lectura dialógica es un proceso intersubjetivo que arranca con la lectura y comprensión de un texto y a partir del cual las personas profundizan en sus interpretaciones, reflexionan críticamente sobre el mismo y el contexto e intensifican su comprensión del mundo a través de la interacción con los demás. 

De esta forma, la lectura dialógica supone desplazar el centro del acto de aprendizaje desde una interacción subjetiva entre “persona y texto a nivel individual” hacia una interacción intersubjetiva entre niños y/o personas adultas en relación con el significado que cada uno da a ese mismo texto. Nos contó R. Flecha que la experiencia de las tertulias literarias dialógicas empezó en la educación de personas adultas, en procesos de posalfabetización -concretamente en la escuela de la Verneda-Sant Martí de Barcelona- como una experiencia cultural y educativa no formal. Con el paso del tiempo se ha transformado y expandido entre los alumnos de las escuelas primarias y secundarias, y también entre sus familiares. 




¿En qué consiste concretamente una tertulia literaria dialógica? 

Todo comienza por la elección del libro que vamos a leer. La teoría recomienda recurrir a los clásicos de la literatura universal, aunque el diálogo previo puede llevarnos a seleccionar cualquier libro que el grupo considere oportuno. Los alumnos leen en casa, o en el instituto, el número de páginas acordadas para la siguiente sesión y deben señalar el párrafo o párrafos que más les ha gustado o que quiera resaltar por algún motivo, no importa cuál. 

Una vez en la tertulia, respetando el turno de palabra las personas leen en voz alta su párrafo y explican por qué lo han elegido e inmediatamente se abre un turno de palabras para que los demás participantes expresen su opinión. 

Una de las primeras normas que deben quedar claras y marcadas es que todas las opiniones serán respetadas por igual; la importancia reside en los argumentos que se aportan y no en la posición de poder de quien los formula (diálogo igualitario).

Primer momento: Cada participante empezará por dar su opinión de lo leído. No cabe la discusión, ya que estamos en el terreno de los gustos. 

Segundo momento: Se pasará a la lectura de los párrafos que cada uno ha escogido. Cada alumno lee en voz alta su párrafo y dirá por qué lo ha seleccionado y qué es lo que le dice a él. 

Tercer momento: A partir de su comentario se abre un turno de intervenciones de otros participantes para que también expresen su opinión sobre el párrafo elegido por ese primer compañero y las opiniones que ha vertido. Se genera un diálogo constructivo que no tiene necesidad de llegar a un consenso o a unas conclusiones comunes. 

Hay que resaltar en este punto que la finalidad no es que una opinión se imponga o se considere como válida por encima de las otras, sino que todas las personas se sientan capaces de aprender y de aportar conocimientos, convirtiéndose en creadoras de cultura. 

El proceso es eminentemente oral, cuestión que da pie a que todos los alumnos, independientemente de su nivel de comprensión lectora, puedan participar escuchando y aportando de acuerdo con el significado que para cada uno haya tenido el texto. 

Un aspecto importante es la función del moderador, que pueden ejercerla los alumnos de modo rotatorio -una vez se haya modelado esta función por parte del profesor/a- respetar el turno de palabra, argumentar y no descalificar, repartir tiempos, distribuir el turno de palabra y fomentar la participación de los más retraídos, etc. 

Así iremos trabajando hasta que terminemos el libro, momento en el que se hará una valoración global de libro por parte de los participantes (no una ficha del mismo). 

Además, esta actividad está sujeta a cuantas modificaciones vayamos estimando oportunas: establecer ayudas específicas para determinados alumnos con problemas lectores significativos (más tiempo, ayuda del PT, explicación de términos inusuales, implicación de la familia, etc).

Aunque no es objetivo de la tertulia literaria dialógica, si que a partir de ella pueden surgir infinidad de experiencias de enseñanza-aprendizaje que enlacen con el currículo ordinario que estamos desarrollando: realizar ejercicios de ampliación de vocabulario, uso del diccionario, ampliación de conocimientos con respecto al autor o el tema, etc. 

Con alumnos de 1º y 2º de Educación Compensatoria hemos puesto en práctica esta experiencia en nuestro instituto, usando tres libros: 

El lugar más bonito del mundo, de Ann Cameron
Maíto Panduro, de Gonzalo Mouré
Adaptación del Lazarillo de Tormes, de Rosa Navarro Durán 

Os dejo unas fichas complementarias de trabajo (pincha aquí) que usamos para la clase de Lengua, en torno al Lazarillo de Tormes. Al final de cada una se recoge una serie de preguntas para estimular la reflexión y la participación de los alumnos. 

“Fruto del diálogo igualitario y del debate, aumenta la motivación y la curiosidad por aprender los contenidos académicos, potenciando que se investigue sobre todo aquello que se desea aprender”. (Flecha R. 2008)


Sigue leyendo
Diseñado por Seo Blogger Templates | Publicado por Blogger Templates